domingo, 16 de abril de 2017

La Resurrección del Señor


“El primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al monumento, trayendo los aromas que habían preparado, y encontraron removida del monumento la piedra y, entrando, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. Estando ellas perplejas sobre esto, se les presentaron dos hombres vestidos de vestiduras deslumbrantes. Mientras ellas se quedaron aterrorizadas y bajaron la cabeza hacia el suelo, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado

Acordaos cómo os habló estando aún en Galilea, diciendo que el Hijo del hombre había de ser entregado en poder de los pecadores, y ser crucificado, y resucitar al tercer día. Ellas se acordaron de sus palabras, y, volviendo del monumento, comunicaron todo esto a los Once y a todos los demás” (Lucas 24, 1-9).  

¡Christus resurrexit!



viernes, 7 de abril de 2017

De los dolores de la Santísima Virgen María - Meditación


Considera que no sin razón la Iglesia llama a la Santísima Virgen Reina de los mártires. No hay ninguno entre aquellos héroes cristianos que haya sufrido un martirio más doloroso que esta Madre afligida. ¿Queremos tener una idea justa de las penas de la Santísima Virgen? Comprendamos, si es posible, cuál ha sido la ternura, la grandeza, el ardor y la pureza de su amor a su querido hijo. 

Los tormentos que obran sobre el cuerpo, pueden endulzarse y aún hacerse deleitables por las dulzuras interiores que Dios derrama en un alma, y se han visto mártires que hallaron refrigerio en medio de los braseros, como sucedió a los tres niños hebreos; pero ¿qué es lo que puede suspender o dulcificar los dolores del alma? El martirio del alma es un suplicio sin alivio. Cuando la misma alma es la que se siente traspasada, debe ser muy dolorosa la llaga; y tal ha sido el martirio de la Santísima Virgen.

Sentirás el dolor más vivo, le había dicho Simeón, cuando llevó su hijo amado al templo; los ultrajes que se harán a tu hijo, serán para ti como otros tantos cuchillos que se clavarán en tu pecho… ¿Qué no debió sufrir la Santísima Virgen, viéndose en Belén cercana al parto, y rechazada de todo el mundo, reducida a retirarse en un establo, sin socorro, sin otro alivio para un hijo que es Dios, que el aliento de dos viles animales y un puñado de paja?... Traigamos a la memoria sus temores, pensando el cruel e impío designio de Herodes de quitarle la vida; ¿qué no tuvo que padecer en su viaje y en su estancia en Egipto?... ¡Qué agonía no padeció en los tres días que Jesucristo se quedó en Jerusalén!...


Considera lo que la Santísima Virgen ha sufrido principalmente en la pasión y en la muerte del Salvador… el saber con qué indignidad, con qué ultraje y crueldad era llevado el Salvador por la ciudad de Jerusalén, con qué sacrílego desprecio era tratado en casa de los sacerdotes, en la de Pilatos, en la de Herodes, y en todos aquellos impíos tribunales… sufre… como una madre tierna que sabe que aquel hijo tan querido a quien se trata con tanta infamia, es verdadero Dios.

Presente a la flagelación ¿qué azote es el que descarga sobre el Hijo, que no descargue sobre el corazón y el alma de la Madre? Jesús cuasi sin figura de hombre, es mostrado a aquel pueblo bárbaro para ver si se le mueve a alguna compasión; y aquel pueblo, horror y execración del género humano, cual bestia feroz, se pone más sediento de su sangre y grita que se le crucifique… ¡qué cuchillos no clavarían en su corazón aquellos gritos bárbaros!... las miras del Eterno Padre no se limitan a que la Santísima Virgen consienta en el sangriento sacrificio de su querido hijo; es preciso además que ella lo presencie… exhausto de fuerzas y de sangre, sucumbir bajo el peso de su cruz… que oiga todos los golpes del martillo que se dan sobre los clavos que traspasan sus pies y sus manos… que le vea levantado en una cruz, ultrajado… expirar… en medio de los dolores más crueles y más agudos…


¿Qué llaga, que tormento, qué dolor hay en Jesucristo, que María no haya sufrido en su alma?...¿no debía expirar la Madre de dolor antes que el Hijo?... ¿Y qué título más justo, ni mejor adquirido, que el de Reina de los mártires?... ¿Qué sentimiento de amor, de ternura, de veneración y de reconocimiento no debemos tener para con esta Madre de Dios… también nuestra?

Oh Madre llena de amor, haced que yo sienta los golpes de dolor que traspasan vuestra alma, a fin de que una mis lágrimas a las vuestras.

Información crucial para que salve su alma, visite: www.vaticanocatolico.com


Fuente: “Año cristiano o Ejercicios devotos para todos los días del año”, Padre Juan Croisset (1656-1738) de la Compañía de Jesús; traducido al castellano por el padre José Francisco de Isla (1703-1781) de la Compañía de Jesús.

martes, 21 de marzo de 2017

Promesas de Dios a San Benito




Las promesas que Dios hizo a San Benito respecto del destino de su orden benedictina y de sus amigos y enemigos son las siguientes:

1. Su orden existirá hasta el fin del mundo.

2. En el fin del mundo, en la batalla final, su orden prestará un gran servicio a la santa Iglesia y confirmará a muchos en la fe.

3. Nadie morirá en la Orden sin que su salvación no esté asegurada. Y si un monje comienza a llevar una mala vida y no se enmienda, caerá en desgracia, o será expulsado de la Orden, o se irá por su propia cuenta.

4. Todos aquel que persiga a su orden y no se arrepienta verá sus días acortados o se encontrará con un fin desafortunado.


5. Sin embargo, todos los que amen su orden obtendrán una muerte feliz.

Nota: La tercera promesa obviamente no se aplica a los “benedictinos” de la secta del Novus Ordo o secta del Vaticano II, que así dicen llamarse pero no los son. De la misma manera, no se aplica tampoco a ningún grupo herético que reclame ser una comunidad benedictina.

Vida de San Benito de Nursia, abad (21 de Marzo):

http:// www.vaticanocatolico.com/iglesiacatolica/san-benito-de-nursia 

Información crucial para salvar su alma, visite: www.vaticanocatolico.com 

viernes, 30 de diciembre de 2016

Para el 2017...

Señal del Apocalipsis 12, 1 aparecerá en 2017.


Se cumplen 100 años de advertencia.